Vacuna Antiedad - Embryonic Atiage Complex

Es el tratamiento antienvejecimiento de origen suizo más demandado por la sociedad actual.

Es el tratamiento antienvejecimiento de origen suizo más demandado por la sociedad actual.

Es la vacuna antiedad altamente específica, potente y eficaz que restaura y revitaliza las funciones vitales del organismo y le pone freno al envejecimiento. Trata al individuo desde una perspectiva global y va más lejos, ya que sus principios activos convergen en la prevención.

Muchas afecciones envuelven un irreversible deterioro de algunas células o tejidos.El Complejo antienvejecimiento logra regenerar y renovar las células dañadas, siendo la herramienta más poderosa hasta hoy conocida, para combatir los padecimientos y devolver la calidad de vida.

Beneficios

Cuando el reloj biológico ha corrido más que el calendario

Los activos bioestimulantes de las células, inmediatamente ingresados al organismo, aportan los materiales de renovación celular, facilitando la regeneración saludable de los tejidos y la revitalización de las funciones orgánicas.

Esta actividad se refleja en un aumento de energía y brinda la tranquilidad de vacunarse para la prevención de signos y enfermedades propias del envejecimiento. Sólo hay que disfrutar de la salud y calidad de vida alcanzada, mientras el proceso de renovación celular profunda se desencadena.

 La vacuna obedece las leyes de la biología dejando que actúe y avance: 

  • Llega a la célula para regenerarla y renovarla.
  • La célula sana regenera y renueva el tejido.
  • El tejido restablecido regenera y renueva el órgano.
  • El órgano mejorado regenera y renueva el sistema.
  • Los sistemas revitalizados regeneran y renuevan el organismo general.
  • Por último, la misma fisiología sostendrá los resultados completos alcanzados con la vacuna antiedad, elevando la expectativa de duración y calidad de vida.

Posología

Resultados notables a partir de las primeras tres semanas de tratamiento.

A fin de obtener un óptimo control del proceso de envejecimiento, se recomienda una vacunación anual la mayor cantidad de años que le sea posible.

Con la vacunación anual del Embryonic Antiage Complex se previenen para siempre la ingestión crónica de medicamentos y las preocupaciones.

Las células vitales y liofilizadas contenidas en la vacuna una vez aplicadas se reactivan, pasan inmediatamente al torrente sanguíneo, y el organismo comienza el proceso de desintegración de las mismas.

En esta primera fase el material introducido es atacado por los macrófagos para pasar a formar parte estructural del líquido extracelular.

Aquí se desarrollan procesos físicos conocidos como picnocitosis y ósmosis entre otros.

En su segunda fase, las células completamente fraccionadas se dirigen hacia el medio intracelular, donde ejercerán su efecto reparador y renovador.

Aún pasadas tres o cuatro semanas desde la aplicación de la vacuna, hasta 10 a 12 meses después, y gracias a los exclusivos efectos de renovación celular, se desenvuelven los procesos regenerativos.

Aminoácidos: la proporción de aminoácidos en el organismo obedece a las proteínas ingeridas, de la síntesis celular y de la excreción renal selectiva. Aquellos que logran ingresar al interior de las células, se combinan entre sí por el efecto de la fermentación intracelular y forman proteínas, las cuales no superan una cantidad límite de almacenamiento en cada célula.

Otros aminoácidos circulantes se transforman en nuevos productos a nivel hepático, y se emplean para liberar energía o se almacenan en forma de grasa. Los que no son utilizados se eliminan por vía renal.

Enzimas: Las enzimas presentes en la vacuna actúan como cata-lizadores de las múltiples reacciones metabólicas involucradas en el funcionamiento celular. En combinación con las vitaminas y los antioxidantes favorecen la integridad de las membranas, además de estimular el metabolismo celular y la regeneración de los sistemas del organismo.

Una vez introducidas, las enzimas se distribuyen en forma dirigida hacia puntos particulares donde se sitúa algún padecimiento por deficiencia de las mismas.

Esta acción orientada se basa en la interacción con la macroglobulina alfa-2 producida por los macrófagos y monocitos activados. Las células que activan el sistema inmunológico proporcionan, principal y rápidamente, las enzimas presentes en las proteinasas. Por ende, en las zonas con inmunológicamente activos se produce una actividad proteolítica superior en el caso de las enzimas hidrolíticas.

La acción sinérgica de los componentes estimula el desarrollo y crecimiento de todos los tejidos del organismo capaces de crecer, al tiempo que promueve la mitosis y un mayor volumen celular con un patrón genético menos defectuoso.