ARTRITIS REUMATOIDEA

artritis reumatoidea

Es una enfermedad inflamatoria, autoinmune, más frecuente en mujeres y que puede comenzar en etapas tempranas de la vida. En general son varias las articulaciones afectadas llevando a una deformidad y rigidez inhabilitante.

Puede presentar períodos de exacerbación (enfermedad activa) y períodos de remisión con escasa o nula actividad.

Síntomas

  • La rigidez matinal es el síntoma característico.
  • Dolores erráticos que pasan de una articulación a otra.
  • La articulación afectada presenta edema, calor, rubor y dolor.

Diagnóstico

El diagnóstico clínico debe complementarse con el diagnóstico radiológico y de laboratorio.
La eritosedimentación alta y los test reumatológicos ayudan a evaluar la evolución de la enfermedad.

Tratamiento

  • OZONOTERAPIA por su efecto analgésico, modulador de la inflamación, oxigenante y barredor de radicales libres. Aplicación local en la articulación y/o general.
  • Alimentación consciente la ingesta de abundante cantidad de frutas y verduras, granos integrales y semillas pueden revertir la acidosis metabólica de nuestro organismo, caldo de cultivo de todas las enfermedades degenerativas.
  • Medidas que fortalezcan el movimiento articular
  • Tratamiento orthomolecular aportando los nutrientes deficitarios en ese organismo.

Evitamos el uso indiscriminado de analgésicos, antiinflamatorios, corticoides y drogas inmunosupresoras”’

El tratamiento que ofrecemos prescinde de la ingestión de medicamentos con los efectos secundarios que estos conlleva

  • Disminuye el dolor
  • Disminuye la inflamación
  • Mejora la calidad de vida
  • Evita la utilización de prótesis
  • Evita la cirugía
  • Evita las infecciones intercurrentes que el uso de medicamentos inmunosupresores conllevan.